10 jul. 2009

ESCASO PUBLICO Y SIN FIESTA PASO EL 9 DE JULIO EN CHILECITO.

En el marco de la emergencia sanitaria decretada por la gripe A se concretó el acto de celebración por el Día de la Independencia. Al mismo concurrieron sólo autoridades de Gobierno, académicas, militares y policiales. No asistió público, ni banderas de ceremonias de instituciones educativas, tampoco autoridades del ámbito educativo.El evento tuvo lugar en la plaza Caudillos Federales y fue presidido por el intendente Lázaro Fonzalida, acompañado por sus acompañado vicepresidente segundo del Concejo Deliberante Juan José Díaz, secretarios del Ejecutivo, el jefe del Escuadrón 24 de Gendarmería comandante Miguel Angel Romero, el jefe de la comisaría Chilecito comisario Dardo Gordillo, entre otras autoridades. En la oportunidad Fonzalida sostuvo que “celebramos en un estricto marco de austeridad, impuesto por la ley de emergencia sanitaria y por eso se ha obviado en la programación unas serie de actos que se suelen hacer en el Día de la Independencia”.Sobre esta fecha patriótica dijo “es un acto con alto contenido patriótico que los argentinos ratificamos día a día con el compromiso ciudadano del bien común, principio rector y objetivo supremo de todo gobierno que se precie de democrático”. Continuó expresando que “el bien común es la posibilidad de generar las condiciones de desarrollo humana de cada uno de los miembros de la comunidad y el aporte de cada uno de nosotros en el desarrollo del otro”. También expresó que “los gobernantes tenemos la obligación de generar empleo asistencia, educación, salud y seguridad para alcanzar el bien común. Todo aquel que por necesidad se oponga al logro de estos pilares de la vida cotidiana no merece ejercer el poder del Estado, mucho menos en una democracia donde la base de la representación está generalmente en los que menos tiene, los que sufren y que nos necesitan constantemente” Por último esgrimió que “la independencia de un país sirve siempre que implique no sólo la potestad de autodeterminarse si no principalmente utilizar esa autodeterminación para alcanzar estándares de vida que dignifiquen al hombre. La independencia no es un fin en sí mismo como tampoco lo es el Estado; son formas de proceder, son maneras de abordar la realidad para cambiarla y de materializar en la vida cotidiana cuando el pueblo alcanza la grandeza y la felicidad que constituyen fines y objetivos de la más alta política gubernativa”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario